El artículo 379 del Código Penal contempla dos conductas delictivas, en primer lugar el exceso de velocidad, ( conducir a una velocidad superior a 60 km hora en vía urbana, y superior a 80 km en vía interurbana ), y en segundo lugar conducir bajo la influencia de drogas o bebida alcohólicas con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro.

Ambas conductas delictivas tienen la misma pena. Que como vamos a ver conllevan dos tipos de castigo.

Por un lado, la pena de prisión de tres meses a seis meses. O bien trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días. O bien multa de seis a doce meses. De estas tres opciones, conviene repetir, necesariamente tiene que recaer una.

Por otro lado, la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un plazo de 1 a 4 años.

Por consiguiente los delitos citados contra la seguridad vial conllevan necesariamente la retirada del carnet de conducir y la consiguiente prohibición de conducir junto con, o bien una pena de multa, o bien trabajos en beneficio de la comunidad o bien una condena de prisión.

Por ejemplo, si un ciudadano es interceptado mientras conduce su vehículo por una patrulla de policía y después de realizar una prueba de alcoholemia da una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro sucederá lo siguiente:

+ Se le prohibirá la conducción del vehículo. Si circula con otra persona que no da positivo por alcoholemia se permitirá la continuación de la marcha a través de esta. Si circula en solitario, entonces el vehículo quedará retenido y será retirado hasta que se vaya a recoger el mismo ya sin ninguna tasa de alcoholemia.

+ Se le notificará una citación a un Juicio Rápido en el plazo de pocos días ante el Juzgado de Guardia de la ciudad o localidad dónde haya sucedido el hecho delictivo.

En la práctica también se suele retener el carnet de conducir que es adjuntado a la denuncia remitida ante el Juzgado de Guardia.

En el Juzgado de Guardia, se incoará el llamado Juicio Rápido. No es que se vaya a realizar un Juicio en una Sala de Vistas, con los Magistrados, Letrados, Fiscales y los testigos citados, sino propiamente es el nombre del procedimiento que se va a realizar en el plazo de una mañana.

Llegados a este punto, el ciudadano comparece en el Juzgado de Guardia, y deberá acudir necesariamente con un Letrado. Si no tiene la posibilidad de acudir junto a un Letrado privado se le designará un Letrado de oficio.

Al Letrado se le facilitará copia del atestado policial así como los antecedentes penales de la persona denunciada, para comprobar que no existe ningún tipo de reincidencia. En caso de que haya reincidencia las penas anteriormente referidas se agravan.

El conocimiento del atestado es de vital importancia. En la práctica la única defensa posible estriba en el hecho de que el ciudadano no estuviese circulando con el vehículo, ( opción harto complicada ya que comporta que ha habido un error notorio por parte de los Agentes de Policía ), o bien que la prueba de detección de alcohol se haya realizado con un etilometro no homologado o caducado, ( opción cada vez más infrecuente e insólita ya que los Agentes de Policía suelen verificarlo antes de utilizarlo), o finalmente que el ciudadano haya dado 0,60 miligramos en cualquiera de las dos pruebas realizadas y entonces sea posible alegar la defensa de que cabe la existencia de un mínimo margen de error en la medición del etilómetro que conduciría a rebajar el 0,60 a 0,59 y por ende perder los hechos denunciados la dimensión delictiva. 

El 22 de noviembre de 2006 se aprobó la Orden del Ministerio de Industria que regula el control del estado de los instrumentos destinados a medir concentración. Y allá se establece el margen de error.

Caso contrario la opción aconsejable es alcanzar un acuerdo con Fiscalía y salir del Juzgado con la retirada del Carnet y con una Sentencia condenatoria, básicamente por una razón, cual es que al alcanzar un acuerdo se aplica la rebaja de un tercio de la condena.

Así si el Fiscal pide por lo que respecta a la retirada del Carnet de Conducir el mínimo, que es un año de retirada de carnet, alcanzar el acuerdo implica la rebaja de un tercio de la condena, por lo que el año de retirada de carnet puede reducirse a 8 meses. Lo mismo por lo que respecta a la multa, los trabajados en beneficio de la comunidad o la pena de prisión también se rebaja un tercio.

Por lo tanto es clave alcanzar un acuerdo entre el Letrado y el Ministerio Fiscal en el Juzgado de Guardia, ya que a la condena se le podrá reducir un tercio al denunciado.

En caso de que no exista acuerdo se señalará fecha para un Juicio Oral, este si en Sala, con Ministerio Fiscal, Juez, Letrado y testigos, y allí también se podría alcanzar un acuerdo, pero ya sin la rebaja de un tercio de la condena. Por lo que en ningún caso la condena sería inferior, por lo que respecta a la retirada del carnet de un año.

Si hay condena se recoge el carnet de conducir en el Juzgado Penal una vez transcurrido el tiempo de privación de conducir, y además debe realizarse un curso de conducción y concienciación para volver a conducir sin ser objeto de sanción administrativa.